Un nuevo estudio liderado por científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) publicado en Medicina &Science in Sports & Exercise, relaciona la actividad física con cambios en la estructura del ADN sin afectar a su estructura primaria.



Los expertos destacan que realizar deporte de forma moderada, es decir, caminar a diario de forma rápida o practicar algún deporte durante, al menos, 30 minutos, permite maximizar los beneficios. Parece que esta modificación se realiza a nivel del metabolismo de los triglicéridos que, en altas concentraciones, incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estos cambios en el ADN influyen en la lectura de los genes y en su nivel de expresión.

Accede al contenido en: La actividad física puede modificar cómo actúa el ADN.


Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido