El artículo recomienda valorar el estado cognitivo de los pacientes con insuficiencia cardiaca (con una prevalencia alta en este grupo poblacional) para individualizar el tipo de programa educador ambulatorio y su duración, basándose en las ventajas demostradas en cada grupo poblacional.

La insuficiencia cardiaca (IC) aumenta su incidencia con la edad, y es una de las enfermedades que más ingresos hospitalarios genera. Las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca deterioran el curso evolutivo de la enfermedad, reduciendo la supervivencia y empeorando la calidad de vida.

Las recomendaciones de manejo de los pacientes con IC se centran en aumentar la supervivencia y reducir las hospitalizaciones. Además, sabemos que las hospitalizaciones precoces tienen un impacto aún mayor en el deterioro pronóstico del paciente, por eso, se hace hincapié en la reducción de este tipo de descompensaciones.

Para poder aplicar de forma inteligente las medidas terapéuticas más eficientes en los pacientes con IC debemos aplicar estrategias que nos permitan identificar a los candidatos que más puedan beneficiarse, es decir, individualizar.

Los pacientes con IC deben ser adherente al tratamiento, conocer la enfermedad, recibir una buena educación sanitaria y ser competentes en el autocuidado. Si esto no se consigue, se produce un empeoramiento de la enfermedad. El deterioro cognitivo, presente en un alto porcentaje de pacientes con IC (más del 50% de los pacientes con IC de más de 65 años tienen deterioro cognitivo, una cifra muy significativamente a la población no enferma del mismo rango de edad) empeora significativamente el curso evolutivo de la enfermedad, estableciéndose como un importante predictor de muerte y/o reingreso hospitalario.

El estudio prospectivo presentado en este artículo, multicéntrico, con limitaciones evidentes por su carácter observacional y no aleatorizado, incluyó 1152 pacientes ingresados por IC en 5 centros hospitalarios de Australia, durante un seguimiento de 12 meses. Valoraba la relación entre el grado de deterioro cognitivo de los pacientes con IC y su impacto en la morbimortalidad poshospitalaria, relacionándolo con la aplicación de un programa de tratamiento y cuidados. El estado cognitivo se evaluó en el momento del alta o el día previo, por medio de la evaluación cognitiva de Montreal.

El estudio concluye que los pacientes con deterioro cognitivo leve e insuficiencia cardiaca leve presentan los mayores beneficios en reducción de morbimortalidad al someterlos a un programa de tratamientos y cuidados específicos, persistiendo sus beneficios durante todo el seguimiento. Aquellos con deterioro cognitivo más grave solo se benefician durante el tiempo de aplicación del programa, es decir, a los 30 días de seguimiento, sin beneficio a los 90 días y 12 meses.

Sin lugar a duda es fundamental que nuestros pacientes con patologías crónicas y complejas como la insuficiencia cardiaca tengan una eficaz transición al alta, con buenos programas de colaboración hospitalaria y atención primaria, y con medidas que permitan acompañarlos durante todo su proceso de salud, con acciones orientadas a la educación y manejo de las enfermedades y sus terapias, incluyendo a los cuidadores familiares y no familiares. Indudablemente, los pacientes que menos precisarán de estos programas son aquellos sin deterioro cognitivo, en cambio, aquellos con un deterioro moderado y grave, necesitarán de un programa más ambicioso y dilatado en el tiempo.

En conclusión, sabemos de la importancia de los programas de educación en pacientes con insuficiencia cardiaca, fomentando el autocuidado y autoconocimiento de la patología. Estos programas pueden no estar adecuadamente dimensionados en tiempo, según el estado cognitivo del paciente. Los pacientes con un deterioro cognitivo mayor requieren de programas de mayor duración para beneficiarse de sus beneficios. En definitiva, debemos plantear una medicina individualizada, y para ello, valorar diferentes esferas del paciente, entre ellas la cognitiva, que nos permitan establecer el tipo y duración del programa educador en insuficiencia cardiaca.


Referencias:

  1. Eur J Heart Fail. - Cognitive impairment as a determinant of response to management plans after heart failure admission.

Comentario del Dr. Marcos García Aguado

Dr. Marcos García Aguado

El Dr. Marcos García Aguado es especialista en cardiología, desempeñando su actividad en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda y en la Universidad Rey Juan Carlos. Está implicado en la investigación clínica, participando en estudios internacionales en el ámbito de la insuficiencia cardiaca como investigador principal.



Otros contenidos Insuficiencia Cardiaca

Actualidad en CardioTeca

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido