Parada cardiaca relacionada con el ejercicio: ¿Cuál es el pronóstico real?

Según este estudio recientemente publicado en European Heart Journal, en individuos mayores de 35 años, la parada extrahospitalaria que ocurre durante o inmediatamente después de la actividad física tiene mejor pronóstico que la parada extrahospitalaria no relacionada con el ejercicio.


Parada cardiaca relacionada con el ejercicio: ¿Cuál es el pronóstico real?

Aunque la práctica regular de ejercicio físico moderado tiene un efecto beneficioso en la salud cardiovascular, es cierto que durante la realización de actividad física vigorosa aumenta transitoriamente el riesgo de parada cardiaca. Pese a esta llamada “paradoja del ejercicio”, tenemos pocos datos sobre la incidencia de parada cardiaca extrahospitalaria relacionada con el ejercicio. Para cubrir esta falta de datos, surge el presente estudio holandés cuyo objetivo fue evaluar la incidencia de la parada cardiaca relacionada con el ejercicio en la población general y determinar si tiene mejor o peor pronóstico que la parada no relacionada con la actividad física.

Se estudiaron las llamadas al 112 de North Holland, una provincia de Holanda con una población de 2,4 millones de habitantes, de los que 1,2 millones son varones y 1 millón tiene una edad menor de 35 años. Entre el 1 de enero de 2006 y el 1 de enero de 2009, se recogieron de forma prospectiva datos sobre todas las personas en quienes se intentó la reanimación durante una parada con sospecha de causa cardíaca. Las paradas fueron consideradas no cardíacas si los equipos de asistencia o los médicos en el hospital podían identificar un origen no cardiaco: traumatismo, ahogamiento, sobredosis de drogas, asfixia, hemorragia o cualquier otra condición no cardiaca inequívoca. Se excluyeron a los pacientes menores de 10 años, mayores de 90 y aquellos en los que no pudo saberse si habían practicado o no ejercicio físico. Se consideró como parada cardiaca relacionada con el ejercicio toda aquella parada en la que el paciente estuvo físicamente activo durante o 1 hora antes de la parada, realizando alguna disciplina deportiva como por ejemplo ciclismo, natación, tenis, running y fitness en el gimnasio. El trabajo manual no se consideró como actividad deportiva.

De las 2.524 paradas extrahospitalarias, 143 (5,7%) fueron relacionados con el ejercicio (7 casos en menores de 35 años, 93% hombres). La incidencia de parada cardiaca relacionada con el ejercicio fue de 2,1 por 100.000 personas-año en la población general y de 0,3 por 100.000 personas-año en individuos menores de 35 años. En la población general, a supervivencia después de la parada relacionada con la actividad física fue claramente mejor que después de la parada sin relación con el ejercicio (46,2 vs. 17,2%) [OR no ajustada 4,12, IC del 95%: 2,92 a 5,82; p=0,001]. Esta asociación se mantuvo incluso después de ajustar por edad, sexo, ubicación, parada presenciada, reanimación (RCP) por parte de testigos, uso de desfibrilador externo automático (DEA), ritmo inicial, y tiempo de respuesta de el Sistema de Emergencias Médicas (OR 2,63, IC del 95%: 1,23 a 5,54; p=0,01). En las 69 víctimas menores de 35 años, el ejercicio no se asoció con una mejor supervivencia: 14,3 vs. 17,7% (OR 0,77, IC del 95%: 0,08 a 7,08; p=0,82).

Este estudio presenta las limitaciones propias de su diseño poblacional, y sobre todo, de las bajas tasas de parada cardiaca registradas en menores de 35 años. Pese a ello, como bien señalan los autores, sus resultados deben hacernos reflexionar sobre hacia dónde deben dirigirse los esfuerzos en materia de salud pública en relación con estas emergencias relacionadas con el deporte. Si bien son loables los esfuerzos que se están realizando para el diagnóstico precoz de cardiopatías en personas jóvenes que van a iniciar una actividad deportiva intensa; probablemente y en base a los resultados del estudio, se salvarían más vidas encaminando esos recursos a dotar a toda la población de conocimientos básicos en reanimación y a aumentar la accesibilidad a los desfibriladores automáticos.


Enlaces:

  1. PubMed - Exercise-related out-of-hospital cardiac arrest in the general population: incidence and prognosis »


  El Electrocardiograma del Marcapasos para DUMMIES. ¿Es posible entenderlo?

El libro definitivo para médicos no Cardiólogos para poder entender el ECG del marcapasos. Escrito por Javier Higueras, nuestro profesor del Aula de ECG. Hazte con él!
  Ver versión Kindle en Amazon »
  Ver Libro tapa blanda en Amazon »

¡Danos tu "Me gusta" para CardioTeca y recibirás todos nuestros contenidos en tu FaceBook!

* Otros = Unidades Cuidados Críticos CV - Dolor torácico - Disnea - PCR/RCP - Síndrome aórtico agudo - TEP agudo - Miocarditis - Pericarditis aguda - Taponamiento cardiaco...

Rivaroxabán: Dosis y Administración

Rivaroxabán: Dosis y Administración

Recomendaciones para la posología y administración de Rivaroxabán.

Dronedarona en el contexto de la Práctica Clínica Real

Dronedarona en el contexto de la Práctica Clínica Real

La dronedarona es el fármaco antiarrítmico más estudiado para el manejo de la Fibrilación Auricular.

Aula de Electrocardiografía

Aula de Electrocardiografía

¡Súmate cada semana al debate de un nuevo ECG!

Dronedarona: 5 años tratando la Fibrilación Auricular

Dronedarona: 5 años tratando la Fibrilación Auricular

Selección de 15 estudios con Dronedarona en el tratamiento antiarrítmico de la Fibrilación Auricular.

Protocolos en Cuidados Críticos CV

Acute Cardiovascular Care Association - Clinical Decision-Making

Acute Cardiovascular Care Association - Clinical Decision-Making TOOLKIT

Ver Documento »

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!