Comentario del Autor: Dr. Ferran Rueda Sobella

En los pacientes con patología cardiovascular aguda, el biomarcador inflamatorio GDF-15 puede aportar información pronóstica de forma precoz y complementaria a la que ofrecen los factores de riesgo y los biomarcadores tradicionales.

En la última década, GDF-15 (growth differentiation factor 15) se ha erigido como un potencial biomarcador inflamatorio con valor pronóstico en diferentes patologías, tanto agudas como crónicas, especialmente en el ámbito de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Se trata de una citoquina perteneciente a la superfamilia del factor de crecimiento transformante β (TGF- β) que se expresa débilmente en la mayoría de los tejidos en condiciones fisiológicas, pero que se induce fuertemente en respuesta a la inflamación y el daño tisular. En el caso concreto de los síndromes coronarios agudos, es conocido que los niveles circulantes elevados de GDF-15 durante la fase aguda se asocian a la mortalidad y a la aparición de complicaciones cardiovasculares. En los siguientes estudios se analiza la utilidad de GDF-15 en la estratificación precoz del riesgo en dos escenarios frecuentes en las Unidades de Cuidados Agudos Cardiovasculares: los pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMEST) y aquellos que ingresan tras un paro cardíaco recuperado.

En el primero se estudiaron 1.026 pacientes no seleccionados con IAMEST tratados con angioplastia primaria, en los que se determinaron de forma seriada las concentraciones plasmáticas de GDF-15 durante las primeras 24 horas de evolución para determinar el momento óptimo para su medición. Se observó una elevación precoz con un pico a las 12 horas en todos los pacientes, independientemente del pronóstico. Pese a este patrón, los niveles elevados de GDF-15 en cualquier momento durante las primeras 24 horas resultaron un potente predictor de mortalidad (HR 1,76 al ingreso, HR 2,99 a las 12h, HR 1,97 a las 24h; todas las p<0,001) y reingresos cardiovasculares a 30 días, incluso tras ajustar por las principales variables clínicas y biomarcadores (Troponina T ultrasensible y NT-ProBNP). Asimismo, la incorporación de GDF-15 a un modelo clínico de referencia mejoró la capacidad predictiva en todos los puntos temporales, incrementando la discriminación y la reclasificación (NRI 0,451 al ingreso, NRI 0,847 a las 12h, NRI 0,702 a las 24h; todas las p<0,005). De esta manera, esta amplia ventana temporal para su medición observada podría ser una ventaja para su translación a la práctica clínica como biomarcador precoz de riesgo en el IAMEST.

En el caso de los pacientes que ingresan en coma tras un paro cardíaco recuperado, la valoración pronóstica precoz es todavía más importante dada la alta mortalidad relacionada con las secuelas neurológicas. Así, en el segundo de los estudios presentados se analizó el valor de GDF-15 como predictor precoz de mal pronóstico neurológico a 6 meses. Para ello se estudiaron 62 pacientes en coma tras una parada cardíaca extrahospitalaria recuperada (83,9% por ritmo desfibrilable, 88,7% a causa de un síndrome coronario agudo) en los que se determinó las concentraciones plasmáticas de GDF-15 en el momento del ingreso. Los pacientes con mal pronóstico presentaron niveles más elevados de GDF-15 en comparación con los pacientes con buen pronóstico y los análisis de regresión logística multivariante identificaron el GDF-15 como un predictor independiente de mal pronóstico neurológico (OR 3,74; IC 95% 1,32-10,60). El punto de corte de 10,8 ng/mL mostró la máxima eficiencia de clasificación (sensibilidad 78,1%, especificidad 66,7%) y su incorporación de forma dicotómica (≥10,8 vs <10,8 ng/mL) al modelo clínico de referencia mejoró la capacidad predictiva: el AUC se incrementó de 0,867 (IC 95% 0,775-0,959) a 0,917 (IC 95% 0,849-0,984), con un NRI de 0,90 (IC 95% 0,48-1,44), permitiendo la reclasificación del 37,1% de los pacientes.

Así pues, pese a no tratarse de un biomarcador específicamente cardíaco, en el paciente con patología cardiovascular aguda GDF-15 aparece como un prometedor biomarcador capaz de aportar información pronóstica adicional que no está representada por los factores de riesgo tradicional ni otros biomarcadores.


Referencias:

  1. Clin Chem Lab Med. - Acute-phase dynamics and prognostic value of growth differentiation factor-15 in ST-elevation myocardial infarction.
  2. Ann Intensive Care. - Growth differentiation factor 15 and early prognosis after out-of-hospital cardiac arrest.

Comentario del Dr. Ferran Rueda Sobella

Dr. Ferran Rueda Sobella

Médico adjunto de la Unidad de Cuidados Agudos Cardiovasculares del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona). Doctor en Medicina por la Universitat Autònoma de Barcelona. Realiza investigación clínica sobre nuevos biomarcadores de utilidad pronóstica en el infarto agudo de miocardio, el shock cardiogénico y el paro cardíaco.

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido