Recientemente se han conocido los resultados del meta-análisis llevado a cabo por Kunutsor et al. sobre el uso de estatinas en prevención secundaria de enfermedad tromboembólica venosa (ETV). Si bien parece existir una tendencia a menor recurrencia de ETV en pacientes tratados con estatinas, los resultados han de ser interpretados con precaución, ya que han sido derivados en su totalidad de estudios observacionales y el efecto del tratamiento parece discreto.


A raíz de los resultados de análisis secundarios realizados en estudios diseñados con otros objetivos (como los ensayos JUPITER y HERS) en los que se observó que los pacientes tratados con estatinas presentaban menor incidencia de ETV, se despertó un creciente interés clínico en el potencial efecto protector de las mismas frente a la ETV.

Se han realizado varios ensayos clínicos aleatorizados evaluando el papel de las estatinas en prevención primaria de ETV, cuyos resultados han sido variados. El resultado revisado y agregado de los mismos también ha llevado a resultados inconcluyentes.

En cuanto a la prevención secundaria de la ETV hay menos evidencia disponible y procede en su totalidad de estudios observacionales. La revisión que nos ocupa agrega y evalúa los resultados de dichos estudios.

Si bien es cierto que los autores han realizado una búsqueda muy exhaustiva de evidencia al respecto, sólo se han encontrado ocho artículos que evalúen la relación entre el uso de estatinas y la ETV recurrente, todos ellos estudios de cohortes prospectivos. Evaluados mediante la escala de Newcastle-Ottawa, todos resultaron de adecuada calidad.

Con una muestra total de 103576 sujetos en análisis, el uso de estatinas parece conferir cierta protección frente a los no tratados: RR 0,73 IC 95% (0,68 – 0,79). Esto es similar cuando se analizan por separado la embolia de pulmón (75285 sujetos en análisis) y la trombosis venosa profunda (72192): RR 0,75 (0,58 – 0,96) y RR 0,66 (0,60 – 0,71), respectivamente.

Aunque parece existir una asociación relevante entre el uso de estatinas y la prevención secundaria de ETV los autores nos dan un dato fundamental a la hora de evaluar el efecto de dicha intervención: la reducción absoluta del riesgo es de tan solo el 0,27%, lo que traduce que de cada 10000 pacientes con ETV tratados con estatinas, tendríamos 27 recurrencias menos que si no se sometieran al tratamiento (o lo que es lo mismo, un número necesario a tratar, NNT, de 370). Visto desde esta perspectiva, parece que el efecto es bastante más discreto de lo que parece. Los propios autores señalan como limitación que se está asumiendo un efecto del fármaco constante a lo largo del tiempo, así como que las recurrencias también ocurren de forma constante a lo largo de la observación.

Por otro lado, aunque en todos los estudios analizados se realizó ajuste por factores de confusión, el mismo fue variable entre unos y otros, lo que podría estar obviando el sesgo por factores no medidos. Finalmente, el efecto evaluado es la recurrencia, no se hace ningún análisis sobre mortalidad, por lo que desconocemos el efecto que puedan tener las estatinas sobre la misma en estos pacientes.


Referencias:

  1. Eur Heart J. Statins and secondary prevention of venous thromboembolism: pooled analysis of published observational cohort studies.

Comentario del Dr. José Antonio Rueda Camino

Dr. José Antonio Rueda Camino

Licenciado en Medicina por la Universidad de Sevilla. Estancia de 9 meses en la Universidad de Angers (Francia). Residente de Medicina Interna en el Hospital Universitario de Fuenlabrada.

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido