Comentario del Autor: Dr. Miguel Lorenzo Hernández

El siguiente estudio nace a raíz de ciertos resultados preliminares que indican que los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 (ISGLT2) podrían aumentar la disponibilidad celular de hierro. Se trata de un subanálisis del estudio Myocardial-IRON. Este es un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo que incluyó a 53 pacientes con insuficiencia cardiaca estable, fracción de eyección del ventrículo izquierdo <50% y ferropenia. Estos pacientes fueron aleatorizados 1:1 a la administración de hierro carboximaltosa 1.000 mg, evaluándose los cambios en el contenido miocárdico de hierro de forma indirecta mediante secuencias de resonancia magnética cardiaca de mapeo T2* y T1 a los 7 y 30 días de la administración (estos parámetros se reducen cuando se produce una repleción miocárdica de hierro).

En este subanálisis se evaluaron las diferencias en estos parámetros en función del tratamiento previo con empagliflozina y la administración de carboximaltosa férrica o placebo. Se utilizaron modelos de efectos mixtos lineales para evaluar los criterios de validación.

La mediana de edad fue de 73 [intervalo intercuartílico, 65-78] años; 40 (75,5%) eran varones, 29 (54,7%) tenían diabetes, 5 (9,4%) estaban en tratamiento previo con empagliflozina 10 mg/día y la mayoría (94,3%) se encontraba en la clase II de la New York Heart Association. No se observaron diferencias significativas en las características basales entre los grupos de tratamiento, incluidos los mapeos T2* y T1. En el seguimiento, el mapeo T2* mostró diferencias significativas entre los grupos de tratamiento (valor de p ómnibus = 0,032). A los 7 días no se observaron diferencias pero a los 30 días, los pacientes a los que se administró hierro carboximaltosa y que estaban en tratamiento con empagliflozina mostraron unos valores significativamente inferiores de T2* (D, –15,8 [26,5 a 5,1] ms; p = 0,004) en comparación con el grupo de hierro sin empagliflozina, así como con el resto de categorías. De igual modo, el mapeo de T1 mostró también diferencias (valor de p ómnibus= 0,012). A los 7 días, los pacientes del grupo de hierro carboximaltosa y empagliflozina presentaban un T1 mapping inferior, solo significativo al compararlo con los pacientes en tratamiento con empagliflozina a los que se administró placebo (p=0,029).  A los 30 días, los pacientes del grupo de hierro y empagliflozina presentaron una tendencia estadística a unos valores inferiores de mapeo T1.

Se trata de un pequeño estudio generador de hipótesis, con las limitaciones inherentes a ser un análisis post-hoc y a la presencia de una muestra limitada (sobre todo debido al escaso número de pacientes en tratamiento con empagliflozina ya que el Myocardial-IRON se llevó a cabo antes de los estudios DAPA-HF o EMPEROR y los ISGLT2 no se utilizaban de forma generalizada en los pacientes con insuficiencia cardiaca. Sin embargo, y en consonancia con otros estudios similares, abre una puerta a comprender alguna de las vías fisiopatológicas que podrían explicar el beneficio clínico de este grupo farmacológico tan prometedor.

 

Referencias:

  1. Rev Esp Cardiol. - Uso potencial de empagliflozina en la repleción miocárdica de hierro tras carboximaltosa férrica en pacientes con insuficiencia cardiaca

 

Comentario por Dr. Miguel Lorenzo Hernández

Dr. Miguel Lorenzo Hernández

Dr. Miguel Lorenzo Hernández

Médico Interno Residente de Cardiología de Cardiología de quinto año en el Hospital Clínico de Valencia. Colaborador docente para la Universidad de Valencia. @Miguel_LorenzoH

Otros contenidos Empagliflozina

Contenidos relacionados Empagliflozina

Selección de Artículos

Actualidad en CardioTeca

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido