Siempre que tengo la tentación de pronunciar la palabra SEVERO me acuerdo que si se llamaba tu profesor y se me pasa.