Redacción CardioTeca - Noticias

Noticias de actualidad en el mundo cardiovascular.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Dr. Manuel Anguita: “La frecuencia cardiaca es un marcador pronóstico y también una diana terapéutica”

  •  La frecuencia cardiaca juega un papel muy importante en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección deprimida
  •  La frecuencia cardiaca basal se asocia al pronóstico tanto en pacientes que toman betabloqueantes como en aquellos que no los toman
  •  Conseguir una reducción precoz de la frecuencia cardiaca se asocia a un pronóstico más favorable para los pacientes

 

 

La frecuencia cardiaca es un marcador pronóstico, como ha confirmado el Estudio SHIFT, entre otros, y juega un papel muy importante en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección deprimida, según ha explicado el Dr. Manuel Anguita, médico adjunto del Servicio de Cardiología del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

 

La frecuencia cardiaca no es solo un mecanismo fisiopatológico más, sino que es un marcador de mal pronóstico en cualquier momento de la evolución de la enfermedad, tanto en la frecuencia cardiaca basal en pacientes ambulatorios, como en la frecuencia cardiaca alta tras un ingreso, e incluso la variabilidad de la frecuencia cardiaca durante la evolución. En definitiva, se trata de un factor pronóstico fundamental, pero debe ser también una diana terapéutica cuyo control parece mejorar el tratamiento.

 

El desafío actual es manejar toda esta información, como ha explicado Manuel Anguita: “Sabemos que utilizar betabloqueantes mejora el pronóstico, tal vez por otros mecanismos diferentes añadidos a la reducción de la frecuencia cardiaca. Los estudios indican que no parece haber una relación muy clara entre la dosis de betabloqueante y el efecto pronóstico”. 

 

La relación entre el pronóstico y la frecuencia cardiaca es independiente de la toma o no de betabloqueantes, según un estudio al que ha aludido el Dr. Anguita durante su ponencia. “Los pacientes que toman estos fármacos, como es lógico, tienen un pronóstico mucho mejor, una mortalidad inferior y una mayor supervivencia, pero la asociación entre frecuencia cardiaca basal y pronóstico ocurre tanto en pacientes que toman betabloqueantes como en aquellos que no los toman”.

 

También otros fármacos reducen la frecuencia cardiaca y consiguen una mejoría del pronóstico, pero ni mucho menos quiere decir que no se deban utilizar los betabloqueantes. “El uso de betabloqueantes se asocia a una mejoría muy significativa de la mortalidad y de la morbimortalidad coronaria, así que debemos seguir utilizándolos”, ha indicado.

 

Conseguir una reducción precoz de la frecuencia cardiaca se asocia a un pronóstico más favorable para los pacientes. “Si seguimos la estrategia recomendada por las guías de práctica clínica de la Sociedad Europea de Cardiología, desde luego no vamos a conseguir una reducción precoz, pero probablemente tampoco vamos a conseguir reducir la frecuencia cardiaca por debajo de 70 latidos por minuto”, ha señalado.

 

En el caso de que no se alcance el objetivo de frecuencia cardiaca o se haga de forma tardía, se plantea la necesidad de recurrir a nuevas estrategias, como la posibilidad de tomar ivabradina de forma precoz.

 

En la vida real, las dosis máximas recomendadas de betabloqueantes no se alcanzan en un alto porcentaje de casos. “En el Estudio SHIFT, solo el 26 por ciento de los pacientes alcanzaron la dosis óptima de betabloqueantes. En otros ensayos clínicos y, sobre todo, en registros clínicos de la vida real, es muy bajo el porcentaje de pacientes en los que se consigue alcanzar la dosis máxima o dosis objetivo de betabloqueantes que recomiendan las guías”.

 

Dichos estudios indican también que, a pesar de usar betabloqueantes en un porcentaje muy alto de pacientes (cerca del 80 por ciento), sin embargo, la frecuencia cardiaca mediana de los pacientes incluidos en estos estudios seguía estando por encima de 70 latidos por minuto. “Tenemos que buscar otras alternativas, y una opción es el uso de la ivabradina, aunque todavía no está recogida en las guías. Sabemos que los pacientes con ivabradina al reducir la frecuencia cardiaca mejoran la fracción de eyección”.

 

 

Calificar el artículo:
0

¡Danos tu "Me gusta" para CardioTeca y recibirás todos nuestros contenidos en tu FaceBook!

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

Responsable del fichero: MEDICA SOLUCIONES INNOVA SL
Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales.
La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.
Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a ramonbover@yahoo.es o ante la Autoridad de Control
Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)