Redacción CardioTeca - Noticias

Noticias de actualidad en el mundo cardiovascular.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Dr. Josep Masip: “El 50 por ciento de los pacientes con insuficiencia cardiaca tiene trastornos respiratorios del sueño”

  •  La detección de trastornos respiratorios del sueño debería plantearse en el cribado general de todos los pacientes con insuficiencia cardiaca
  •  Las medidas higiénico-dietéticas son efectivas en el tratamiento del síndrome de apnea-hipopnea: mantener un peso adecuado, evitar el alcohol y el tabaco
  •  También es necesario tratar las enfermedades asociadas, sobre todo las tiroideas o la insuficiencia cardiaca, y adoptar una buena higiene del sueño y medidas posturales

 

Los trastornos respiratorios del sueño son muy prevalentes en todas las enfermedades cardiovasculares y se asocian a fenómenos inflamatorios y problemas como las arritmias, la hipertensión arterial o la insuficiencia cardiaca en los hombres. El Dr. Josep Masip, del Hospital de Sant Joan Despí Moisès Broggi de Barcelona, ha indicado que un 80 por ciento de los pacientes con hipertensión resistente sufre trastornos del sueño. Este porcentaje es del 50 por ciento en los enfermos con HTA o insuficiencia cardiaca. “Deberíamos intentar detectar en todos los pacientes con insuficiencia cardiaca si tienen trastornos del sueño para evitar todas las comorbilidades que se asocian”, ha dicho el especialista.

 

Los mecanismos fisiopatológicos son múltiples: hipoxemia, activación simpática, de privación de sueño, disfunción endotelial, aumento de la inflamación sistémica, aumento de la coagulación sanguínea, dilatación de la aurícula izquierda, etc. Estos mecanismos pueden acabar causando hipertensión tanto sistémica como pulmonar, insuficiencia cardiaca, arritmias extrasístoles, enfermedad renal, alteraciones de la glicemia, enfermedad coronaria, infarto de miocardio o la muerte súbita.

 

El tratamiento del síndrome de apnea-hipopnea debe individualizarse, y se recurre a medidas higiénico-dietéticas, que han demostrado ser efectivas. Destaca la reducción de peso, que es una de las medidas más eficaces, así como evitar el tabaco, el alcohol y fármacos que pueden ser depresores y que provocan una caída del tono de la faringe. 

 

Además, es necesario tratar las enfermedades asociadas, sobre todo las tiroideas o la insuficiencia cardiaca, y adoptar buena higiene del sueño y medidas posturales: de cúbito supino es cuando más obstrucciones se producen, así que estos pacientes deben intentar dormir siempre en postura de cúbito lateral. También ayuda dormir con determinados dispositivos, como el CPAP, o recurrir al tratamiento quirúrgico.

 

Los TRS más frecuentes en los pacientes con insuficiencia cardiaca son las apneas obstructivas del sueño (AOS) en las fases iniciales y las apneas centrales del sueño (ACS) o la respiración de Cheyne Stokes (RCS) en las fases más avanzadas. Los trastornos respiratorios del sueño también afectan especialmente a los pacientes con disfunción de ventrículo izquierdo y aquellos que han sufrido un ictus.

 

“No se sabe muy bien si las apneas centrales son epifenómenos de la insuficiencia cardiaca o bien están actuando como agravante de la enfermedad”, ha dicho el Dr. Masip. Un estudio realizado con 700 pacientes con insuficiencia cardiaca ha revelado que casi un 40 por ciento tenía apneas centrales y un 36 por ciento tenía apneas obstructivas. Por tanto, presentan ambos tipos de alteraciones. El estudio ha indicado también que a medida que evoluciona la insuficiencia cardiaca, van disminuyendo las apneas obstructivas y aumentan las centrales”.

 

Las opciones terapéuticas para los pacientes con insuficiencia cardiaca son, por un lado, optimizar el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, porque reduce las apneas centrales. Además, administrar oxígeno mejora la tasa de apneas centrales. La CPAP mejora la calidad de vida y la fracción de eyección y reduce el índice de apnea-hipopnea. Si la CPAP no es efectiva, se puede recurrir a otros dispositivos. Las mascarillas o almohadillas nasales son las más utilizadas y aceptadas por los pacientes.

 

 

Calificar el artículo:
0

¡Danos tu "Me gusta" para CardioTeca y recibirás todos nuestros contenidos en tu FaceBook!

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

Responsable del fichero: MEDICA SOLUCIONES INNOVA SL
Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales.
La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.
Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a ramonbover@yahoo.es o ante la Autoridad de Control
Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)