Redacción CardioTeca - Noticias

Noticias de actualidad en el mundo cardiovascular.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Dr. Eduardo de Teresa: “El manejo de la insuficiencia cardiaca cada vez es más complejo y más costoso”

  •  La prevalencia de la insuficiencia cardiaca es creciente debido al envejecimiento de la población y a la eficiencia de los tratamientos
  •  Antes el anciano estaba integrado en una estructura familiar, pero ahora muchas veces no tiene ese apoyo
  •  “No nos engañemos, si prevenimos la insuficiencia cardiaca no vamos a solucionar el problema; probablemente, solo vamos a retrasarlo”

 

 

 

El jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Clínico de Málaga, el Dr. Eduardo de Teresa, ha analizado el presente y futuro de la insuficiencia cardiaca en el sistema sanitario español: “Estamos en una situación en la que la incidencia y la prevalencia de la insuficiencia cardiaca son crecientes en gran parte debido al envejecimiento de la población. Además, la Medicina está resultando efectiva y evita que los pacientes se mueran, ya que tenemos un tratamiento basado en evidencias sólidas. Al aumentar la supervivencia, también se incrementan los costes”.

 

Asimismo, “hemos descubierto la existencia de la insuficiencia cardiaca con función sistólica conservada, que cada vez representa un porcentaje mayor de los enfermos (al menos, un 50 por ciento). Para los profesionales supone una gran incertidumbre y es el reto que tenemos en los próximos años”.

 

Precisamente respecto al futuro, el Dr. De Teresa se ha mostrado cauto: “Estamos en transición hacia una sociedad envejecida, con una estructura social que ha cambiado. Antes el anciano estaba integrado en una estructura familiar, pero ahora muchas veces no tiene ese apoyo”.

 

Sigue creciendo la población con insuficiencia cardiaca o con enfermedades crónicas de otro tipo, casi siempre asociadas a insuficiencia cardiaca. El manejo es cada vez más complejo y más costoso, mientras que los recursos son menores. “Frente a estos datos, la intuición nos lleva a pensar en la prevención. Efectivamente, la insuficiencia cardiaca se puede prevenir, pero “es un aspecto de la enfermedad al que le dedicamos poco esfuerzo”, ha lamentado.

 

“La insuficiencia cardiaca puede prevenirse al actuar sobre las causas más frecuentes de la enfermedad, como la hipertensión, la cardiopatía isquémica, etc.; pero no nos engañemos, si prevenimos la insuficiencia cardiaca no vamos a solucionar el problema del aumento de prevalencia; probablemente, solo vamos a retrasarlo. Los pacientes van a vivir más tiempo y acabarán desarrollando igual la insuficiencia cardiaca. El paciente estará más tiempo libre de enfermedad, pero desde un punto de vista global, tal vez solo vamos a diferir un poco el problema, pero no lo vamos a solucionar”.

 

La sostenibilidad del sistema de bienestar

Los retos del futuro, según Eduardo de Teresa, comienzan por conocer mejor la insuficiencia cardiaca, sobre todo sus aspectos más novedosos, como la función sistólica deprimida y conservada. Estas necesidades se engloban en un objetivo más general, que es mantener la sostenibilidad de la sociedad del bienestar. “Habrá que adaptarse a los nuevos cambios en la estructura social. Es necesario incorporar e implicar a nuevos agentes sociales para el seguimiento de todos los pacientes crónicos, en general”, ha añadido.

 

Otro reto importante, en su opinión, es “la calidad de vida, aunque se miden más los resultados por la reducción de la mortalidad y otros parámetros”. “El desafío de los pacientes que van a vivir más tiempo es hacerlo mejor, y a veces nos olvidamos de ello cuando revisamos los estudios clínicos, cuando hablamos con nuestros pacientes o cuando les ponemos un tratamiento. 

 

La clave para alcanzar todos estos retos se basa en el esfuerzo conjunto, en el partnership, de todos los posibles agentes implicados: médicos, Enfermería, el resto de profesionales sanitarios, el paciente, la familia, las Administraciones Públicas, la industria, etc. En ese esfuerzo conjunto imprescindible, el cardiólogo debe llevar el liderazgo por el bien de toda la sociedad.

 

La evolución de la insuficiencia cardiaca desde los años 80

El conocimiento de la insuficiencia cardiaca ha evolucionado mucho desde los años 80, según ha recordado el Dr. Eduardo de Teresa. “Un manual del año 1987 (Cardiac Failure Characteristics and Clinical Manifestations, de Chesebro y Burnett) describía la etiología y la fisiopatología de la insuficiencia cardiaca, y aseguraba que el 60 por ciento de la enfermedad se debía a la cardiopatía isquémica, mientras que el 30 por ciento restante estaba causado por las miocardiopatías. Para estos autores, la hipertensión arterial solo era un factor más, pese a lo que ya decía Framingham. Además, ni siquiera se mencionaba la fracción de eyección conservada en relación con la insuficiencia cardiaca”. 

 

El tratamiento de aquella época decía que el paciente debía guardar reposo en la cama y el tratamiento inicial era a base de digoxina y diuréticos (incluidos los mercuriales). Además, el único vasodilatador aprobado era el captopril, según ha rememorado Eduardo de Teresa.

 

 

Calificar el artículo:
0

¡Danos tu "Me gusta" para CardioTeca y recibirás todos nuestros contenidos en tu FaceBook!

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!