Estudio HPS2-THRIVE: ¿qué ha pasado con niacina-laropiprant?

Estudio de eficacia de HPS2-THRIVE sobre eventos cardiovasculares. El ensayo fue parado prematuramente por un aumento en las tasas de efectos secundarios fundamentalmente miopatías.


Estudio HPS2-THRIVE: ¿qué ha pasado con niacina-laropiprant?

Es bien conocido como el riesgo cardiovascular se encuentra elevado en pacientes de alto riesgo incluso tras disminuir los niveles de LDL-c con estatinas, controlar la presión arterial, los niveles de glucemia y abandonar el hábito tabáquico. Por ello, incidir sobre otros parámetros como el HDL-c, los triglicéridos y la lipoproteína a podría ofrecer una protección cardiovascular adicional.

De aquí nace la hipótesis para la utilización de niacina asociada a laropiprant, ya que estudios previos han demostrado que 2 g de niacina aumentan un 20% los niveles de HDL-c y reducen hasta un 25% los de triglicéridos y lipoproteína a. No obstante, se desconoce el efecto que estos cambios en el perfil lipídico tienen sobre la incidencia de eventos cardiovasculares.

El estudio HPS2-THRIVE fue diseñado para conocer si el uso de niacina-laropiprant asociado a una terapia estándar con estatinas reduce los eventos cardivasculares a largo plazo (muerte cardiovascular, infarto de miocardio no fatal, ictus o revascularización coronaria). Previo a la aleatorización, 42.424 pacientes con enfermedad coronaria recibieron simvastatina 40 mg y, si lo requerían, ezetimibe 10 mg diarios para estandarizar los niveles de LDL-c. Es entonces cuando los pacientes recibían el combinado de niacina-laropiprant o placebo. Del total fueron excluidos un tercio durante el primer mes debido a la intolerancia del combinado.

Un total de 25.673 pacientes fueron definitivamente aleatorizados a recibir el combinado vs. placebo durante una mediana de seguimiento de 3,9 años. Antes de la finalización del estudio, el 25% de los participantes en el brazo de niacina-laropiprant y el 17% del de placebo interrumpieron la medicación del estudio. Las razones principales de esta interrupción fueron alteraciones cutáneas, gastrointestinales y musculoesqueléticas.

Cuando se añadió a la terapia estándar para la reducción de LDL-c, el combinado niacina-laropiprant incrementó el riesgo de miopatía definitiva (75 vs. 17; RR=4,4; IC 95%: 2,6-7,5; p<0,0001). Cualquier tipo de miopatía, definitiva o incipiente, fue más común en los pacientes incluidos desde China (138 vs. 27) que entre los europeos (17 vs. 11). Además, se encontró un incremento de transaminasas superior a 3 veces el límite normal, en ausencia de daño muscular, en 48 pacientes en el grupo de niacina-laropiprant en comparación con 30 pacientes en el grupo del placebo.

A la vista de estos resultados, los autores concluyen que el riesgo de miopatía se incrementó al añadir el combinado niacina-laropiprant a simvastatina 40 mg (con o sin ezetimibe). Este riesgo fue particularmente mayor en la población china. A pesar de estos efectos adversos, de los pacientes que pudieron tolerar el combinado durante el primer mes, entorno a un 75% continuaron la medicación otros 4 años.

Son los resultados del estudio HPS2-THRIVE los que han llevado a retirar del mercado el combinado niacina-laropiprant. Por tanto, hasta ver los resultados de otros fármacos hipolipemiantes como los inhibidores de la CETP o la combinación con estatinas-ezetimibe, el tratamiento de las dislipemias continuará basándose en su pilar fundamental: las estatinas.


Enlaces:

  1. PubMed - HPS2-THRIVE randomized placebo-controlled trial in 25 673 high-risk patients of ER niacin/laropiprant: trial design, pre-specified muscle and liver outcomes, and reasons for stopping study treatment »


Otros contenidos Diabetes

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido