¿Estamos realmente preparados para la prevención cardiovascular con vitamina D en los diferentes escenarios clínicos?

La suplementación de la vitamina D para la prevención de osteopenia y osteoporosis tiene una fuerte base científica y, en los últimos años, se investiga como una herramienta potencial para disminuir el riesgo vascular residual en pacientes con importante riesgo cardiovascular en los diferentes escenarios clínicos como la hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia etc. cuando los niveles están en riesgo de deficiencia o son insuficientes.


¿Estamos realmente preparados para la prevención cardiovascular con vitamina D en los diferentes escenarios clínicos?

Carvalho y Sposito en la revisión titulada "Vitamin D for prevention of cardiovascular disease: Are we ready for that?" analizaron las diferentes implicaciones de la vitamina D en la vasodilatación mediada por endotelio, inhibición de la respuesta antiinflamatoria, actividad anticoagulante, homeostasis de la glucosa, modulación del metabolismo del calcio, los niveles de triglicéridos, LDL-c (colesterol de baja densidad), HDL-c (colesterol de alta densidad) e indirectamente en la reducción de la presión arterial y la hipertrofia miocárdica.

En relación a la vasodilatación mediada por endotelio los autores concluyen que los estudios preliminares in vitro en animales y humanos muestran evidencias prometedoras en relación a la suplementación de vitamina D y la función endotelial, pero no es reproducible en otros estudios. La relación de vitamina D y la respuesta antiinflamatoria (IL-6,8, adhesión plaquetaria, ICAM-1, V-CAM-1), etc. necesitan más estudios que sigan investigando la traducción clínica de esta relación.

Dentro de la actividad anticoagulante, pro fribrinolítica y en la homeostasis de la glucosa se ha investigado in vitro sus funciones, pero se necesitan más estudios en los humanos para confirmar. Finalmente se ha analizado en un metaanálisis reciente la relación entre bajos niveles de vitamina D y los niveles de presión arterial y los parámetros de triglicéridos, LDL-c y HDL-c que mostró no asociación.

Según el Comité experto del Instituto de Medicina no está claro el método ideal de medida en la práctica clínica o en investigación de la vitamina D y tampoco el límite de “deficiencia” o “insuficiencia” para su corrección.

En el momento actual hay varios estudios en marcha, según www. clinicaltrials.com: NCT01169259-VITAL-, NCT 00736632 y NCT01145703 que ayudarán a dilucidar la acción de la suplementación de la vitamina D en la prevención y su relación con el riesgo vascular.

Con la evidencia científica actual la suplementación de la vitamina D no puede ser considerada como herramienta para estimar o disminuir el riesgo residual en la práctica clínica habitual como se recomienda actualmente en guías como la de Diabetes que recientemente ha sido publicada.


Enlaces:

  1. Atherosclerosis - Vitamin D for the prevention of cardiovascular disease: Are we ready for that? »
  2. Clínica e Investigación en Arteriosclerosis - Diabetes mellitus y riesgo cardiovascular: recomendaciones del Grupo de Trabajo Diabetes y Enfermedad Cardiovascular de la Sociedad Española de Diabetes (SED, 2015) »

Comentario del Dr. Manuel Frías Vargas

Dr. Manuel Frías Vargas

Manuel Frías Vargas, Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Experto en Prevención Global del Riesgo Vascular por la Universidades Complutense y Lleida. Miembro de la Sociedad Española y Europea de Arteriosclerosis y de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).



Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido