El consumo de cereales ricos en fibra mejora la supervivencia tras un infarto agudo de miocardio

Estudio que analiza si el consumo de una dieta rica en cereales con fibra tiene efectos en la supervivencia tras un infarto de miocardio. Los autores concluyen que aquellos pacientes con mayor ingesta de cereales con fibra presentaron en el seguimiento una tasa menor de complicaciones cardiovasculares.


El consumo de cereales ricos en fibra mejora la supervivencia tras un infarto agudo de miocardio

La prevención secundaria en pacientes tras un infarto agudo de miocardio se basa en una dieta cardiosaludable, ejercicio físico aeróbico regular, control de factores de riesgo cardiovascular y un tratamiento farmacológico adecuado. Si bien la dieta es un pilar fundamental en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular, no existen tantas evidencias en lo que respecta a la prevención secundaria tras un infarto de miocardio.

Para ello se realizó un estudio que analizó datos de otros grandes estudios americanos donde se englobaron más de 120.000 mujeres y 50.000 hombres, de los cuales casi 2.000 presentaron un infarto de miocardio, respectivamente, con un seguimiento de más de nueve años.

Los investigadores observaron cómo las personas que consumían más fibra tenían un 25% menos de probabilidad de morir en los nueve años siguientes del infarto de miocardio, en comparación con los que ingerían una menor cantidad. De hecho, un aumento de 10 gramos por día en la cantidad de fibra se asoció con un 15% menos de riesgo de morir durante el período de seguimiento de nueve años.

Cuando los investigadores analizaron los tres tipos de fibra (cereales, frutas y verduras) vieron que sólo una mayor ingesta de fibra de cereales se asoció con una mayor probabilidad de supervivencia a largo plazo después de un infarto, siendo los cereales para el desayuno la principal fuente de fibra. Todos los resultados se ajustaron por otros factores que podrían afectar a la probabilidad de supervivencia como la edad, antecedentes, sus hábitos dietéticos y su estilo de vida.

Por tanto, los autores concluyen que el consumo de fibra tras un infarto de miocardio puede reducir la incidencia de nuevos eventos cardiovasculares. Es en este frente donde los profesionales tenemos que insistir en mayor medida, pues menos del 5% de la población consume el mínimo de fibra recomendada.


Enlaces:

  1. ElMundo.es - Tras el infarto, más fibra y más vida »
  2. PubMed - Dietary fibre intake and risk of cardiovascular disease: systematic review and meta-analysis »

Comentario del Dr. David Vivas Balcones

Dr. David Vivas Balcones

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Alcalá. Premio extraordinario en Medicina 2004. Doctor en Medicina con la calificación de sobresaliente cum laude por la Universidad Complutense Madrid. Diplomado en Estadística en Ciencias de la Salud por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Médico Especialista de Área en Cardiología en el H. Clínico San Carlos de Madrid. Coordinador de la relación entre Atención Primaria y Consulta de Alta Resolución Cardiológica del Hospital Clínico San Carlos, Madrid. Director del Curso Aspectos Prácticos en Cardiología Clínica. Responsable de la Unidad de Cardiología de MD Anderson, Madrid.



Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido