VIH y patología cardiovascular: El impacto de la terapia anti-retroviral

Revisión crítica de las conexiones entre enfermedad cardiovascular y VIH, así como de la asociación entre control de esta pandemia y la disminución de eventos cardiovasculares. Los autores también revisan el papel de las terapias anti-retrovirales en la etiopatogenia de enfermedades cardiovasculares.


VIH y patología cardiovascular: El impacto de la terapia anti-retroviral

La aparición de la terapia anti-retroviral ha mejorado drásticamente la esperanza de vida de los pacientes con VIH hasta, si se inicia a tiempo, llegar a tener unas expectativas de supervivencia normales. Sin embargo, esta reducción de la mortalidad y aumento de la esperanza de vida ha incrementado la morbilidad por otras patologías no relacionadas directamente con el VIH.

Las enfermedades cardiovasculares son la causa más frecuente de morbimortalidad no relacionada directamente con el virus en los pacientes con VIH. A esto contribuyen, entre otros factores, las terapias anti-retrovirales. En general, los fármacos que producen diabetes o dislipemia deberían ser evitados en pacientes de riesgo. Sin embargo, en la mayoría de los países en desarrollo las terapias no pueden ser elegidas acordemente y en muchas ocasiones su inicio es demasiado tardío para evitar la progresión de la enfermedad.

Las manifestaciones cardiovasculares más comunes en pacientes con VIH son:

  • Pericarditis: aunque en ocasiones asintomáticas, es muy frecuente su diagnóstico como derrame pericárdico/taponamiento cardiaco. De hecho, esta vía puede ser la forma de diagnosticar VIH o algunas de sus infecciones oportunistas, la más habitual la tuberculosis.
  • Miocardiopatía dilatada asociada a VIH: hasta en un 10% de los estudios de autopsia en pacientes con VIH muestran afectación biventricular. En ocasiones se asocia a infecciones oportunistas, pero el 80% permanecen sin una causa evidente, y se ha demostrado que la propia infección por VIH produce alteraciones directas sobre el miocito.
  • Hipertensión pulmonar asociada a VIH: con una frecuencia entre un 1-5%, la infección por VIH es un factor de riesgo independiente de hipertensión pulmonar. Su aparición no tiene asociación entre la carga viral o el estadio de la enfermedad infecciosa.
  • Enfermedad coronaria: más frecuente en pacientes con VIH independientemente de la terapia anti-retroviral utilizada.

El artículo también resume las alteraciones asociadas a la terapia anti-retroviral. Los fármacos que más se asocian a alteraciones del perfil lipídico (efecto sobre el colesterol total y LDL) y el metabolismo de los hidratos de carbono son los inhibidores de la transcriptasa inversa (abacavir, efavirenz, etc.) y los inhibidores de proteasa (indinavir, ritonavir, etc.). Además, muchos de ellos están contraindicados en ficha técnica asociados a nuevas terapias cardiológicas, entre otras los nuevos antitrombóticos (antiagregantes y anticoagulantes). Otros más nuevos como inhibidores de la integrasa o de la entrada (elvitegravir, maraviroc, etc.) presentan un efecto metabólico neutral y, aunque existen todavía pocos datos, podrían ser alternativos a otros más clásicos.

En resumen, estamos ante un artículo de obligada lectura por el cardiólogo general que cada vez asiste a más pacientes con VIH controlados con terapias anti-retrovirales que pueden tener interacciones con los fármacos de uso cardiovascular y que, sólo por el hecho de la infección, tienen mayor probabilidad de presentar un evento cardiovascular.


Enlaces:

  1. PubMed - HIV and the heart: the impact of antiretroviral therapy: a global perspective »


Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido