Cantidad de ejercicio y mortalidad cardiovascular: ¿Mucho “running” mata?

Estudio observacional que evaluó la incidencia de enfermedad cardiovascular entre los sujetos que practicaban “running”. A largo plazo, existe un beneficio claro de aquellos que lo practican levemente (2-3 veces por semana), pero puede ser perjudicial en aquellos que lo practican de manera intensiva.


Cantidad de ejercicio y mortalidad cardiovascular: ¿Mucho “running” mata?

En los últimos años se ha popularizado el “running” entre la población, de hecho hay una alta demanda de carreras populares en las que deportistas aficionados participan en todas las ciudades. A esta moda hemos contribuido en parte la comunidad científica, pues hasta la fecha se sabe que la gente que realiza actividad física presenta hasta un 30% menos riesgo de presentar un evento cardiovascular. Sin embargo, no está claro cuál es la cantidad a recomendar de ejercicio para una correcta prevención cardiovascular.

A través de este estudio recientemente publicado en JACC, se investigó la relación entre el tiempo dedicado a practicar “running” y los beneficios cardiovasculares a largo plazo. Se incluyeron sujetos de una cohorte del registro danés (“Copenhagen City Heart Study”).

En total, se incluyeron más de 1.000 sujetos sanos que practicaban “running” frente a casi 4.000 sedentarios, seguidos prospectivamente durante más de 10 años.

Comparado con los sujetos sedentarios, la práctica de 1 a 2,4 horas de “running” semanales se asoció a la menor mortalidad cardiovascular, una vez controlados los potenciales factores de confusión. Además, la frecuencia óptima de “running” según el estudio fue estadísticamente de 2 a 3 veces por semana.

Los “runners” fueron divididos en tres grupos: práctica leve, moderada e intensa. Los que presentaron menor riesgo cardiovascular fueron los primeros, encontrándose los del grupo medio en un riesgo neutro. Hay que destacar que aquellos que presentaban un nivel intenso de práctica del running presentaron un riesgo mayor de eventos cardiovasculares a largo plazo.

Por estos hallazgos los autores concluyen que la práctica del “running”, en cuanto a enfermedad cardiovascular, presenta una curva en U, con mayores beneficios si la práctica es leve. A pesar de las limitaciones de estos hallazgos, que por supuesto habrá que tomar con prudencia, es necesario considerar que el “running” como cualquier ejercicio aeróbico es esencial para disminuir el riesgo cardiovascular. Pero como casi todo en la vida, los excesos (incluidos los deportivos) pueden ser perjudiciales.


Enlaces:

  1. PubMed - Dose of jogging and long-term mortality: the copenhagen city heart study »

Comentario del Dr. David Vivas Balcones

Dr. David Vivas Balcones

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Alcalá. Premio extraordinario en Medicina 2004. Doctor en Medicina con la calificación de sobresaliente cum laude por la Universidad Complutense Madrid. Diplomado en Estadística en Ciencias de la Salud por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Médico Especialista de Área en Cardiología en el H. Clínico San Carlos de Madrid. Coordinador de la relación entre Atención Primaria y Consulta de Alta Resolución Cardiológica del Hospital Clínico San Carlos, Madrid. Director del Curso Aspectos Prácticos en Cardiología Clínica. Responsable de la Unidad de Cardiología de MD Anderson, Madrid. Twitter: @docvivas »



Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

0
Compartido
0
Compartido